Juan Carlos Onetti – La vida breve

onetti

Esta es la cuarta novela de Onetti, publicada en 1950, y una de las once que ha dado a conocer en una ininterrumpida carrera que va de 1939 a 1973. Él mismo declara preferir ‘La vida breve’ sobre todas las demás: es “la de mayores pretensiones” y la que le ha rendido mayores derechos de autor.

Los personajes centrales son Juan María Brausen, publicista, pobre, fracasado; y el doctor Díaz Grey, médico, cuarentón, pobre, fracasado. Algo medular es que el doctor Díaz Grey es una invención, un producto de Brausen, a quien se le ha pedido escribir un argumento de cine ‘que interese a los idiotas y a los inteligentes, pero no a los demasiado inteligentes’. Brausen no se contenta con fabricar, como Dios, a Díaz Grey; fabrica también —papel y lápiz— el contorno en que éste se moverá: la célebre ciudad fluvial de Santa María. Onetti inserta una ficción dentro de otra ficción, desarrollando historias paralelas. Cada personaje inaugura un círculo narrativo, círculos encadenados por un común cordón umbilical. Alrededor de Brausen está su esposa Gertrudis, “gran animal blanco” al que han extirpado un pecho canceroso en una operación; está Raquel, hermana de Gertrudis, que se acostaba con Brausen (‘El misterio eleusino fundamental es aquel que plantea lo sucedido entre el asceta y su cuñada niña. En mis momentos de desánimo creo que moriremos sin resolverlo); está Julio Stein, compañero de trabajo de Brausen, que en determinado momento menciona, como un personaje de Buñuel, la educación jesuítica; está la Queca, prostituta que vive en un cuarto vecino al de Brausen en una casa de apartamentos de un Buenos Aires tristón y sin alicientes; por último, está el mismo Juan María Brausen bajo el nombre de Arce, identidad que se ha creado (artífice a fin de cuentas) para entrar en una relación sádico-alcohólica con la Queca. En cuanto a Díaz Grey, concentra a su alrededor a Elena Sala y a Horacio Lagos: ambos morfinómanos, el doctor les despacha recetas para conseguir la droga. Elena y Horacio forman una especie de triángulo con Óscar Owen, “El Inglés”; triángulo que, deshecho, se rehace con el propio médico.

[+ info]

Anuncios