La política de piojos

Celia Villalobos quiso hacer una especie de chiste, después de la constitución de las Cortes, y dijo que le daba igual que los diputados llevaran rastas mientras estén limpias y no le peguen los piojos. Cierto es que nada debería sorprendernos, viniendo de una persona que ha abrazado la campechanía hasta reducirla a pura simpleza. Pero sí me pasma que ella, que no lleva rastas y siguiendo su argumentación se le presupone más altura política, caiga en ese tipo de discurso piojoso.

Si Villalobos fuera la política de traje y corbata que cree ser, habría expuesto otro tipo de razones para cuestionar el alma limpia que se adjudican en Podemos. Por ejemplo, podría haber explicado que ella está en el Congreso desde que se inventaron las pinturas rupestres y que por allí ya había “gente” o “pueblo” antes de que naciera Íñigo Errejón. Esa gente que aprobó una Constitución ya achacosa. Esa gente que no se arrugó cuando lo de “¡Quieto todo el mundo! ¡Al suelo!”. Si Villalobos encarnara lo que se reivindica como política de traje y corbata, podría explicarle a Pablo Iglesias que no puede enfadarse por el reparto en la Mesa del Congreso con el argumento de que no hay que pactar nada con el PP. Porque, si Villalobos levantara la cabeza de la tablet, le podría recordar también que Rajoy ha ganado las elecciones. Y nadie capaz de respetar las urnas en lugar de corregirlas, debe arrinconar a millones de votantes. En todo caso -y ya que a Villalobos le gusta tanto alejarse espontáneamente de la disciplina de partido-, podría haberle preguntado a Iglesias qué están haciendo mal los demás candidatos para que tanta gente siga apoyando al PP, a pesar de la peste a corrupción. Puestos a defender su política de traje y corbata, la vicepresidenta del Congreso podría recordarle a Iglesias que no está siendo del todo transparente a la hora de rebatir las dudas sobre la financiación de Podemos que está planteando la UDEF.

Pero claro, Villalobos no puede hacer este tipo de discurso. Porque no sería coherente con muchas de las cosas que ha hecho en los últimos años su partido de traje y corbata. Sin ir más lejos, situarla de nuevo en la vicepresidencia del Congreso. No es que quedara inhabilitada para el puesto el día que le pillaron con el Frozen, que también. Es que mintió descaradamente cuando dijo que no estaba jugando a las princesas, sino leyendo la prensa. En la misma entrevista en la que habló de los piojos, admitió la verdad. Llegados a este punto, mantengo un escepticismo político crónico, independientemente de dónde se compran la ropa o cómo se atusan el pelo. Y también soy gente. Gente anonadada.

Cristina Pardo. 17/01/2016. (Eldiario.es)

Ejercicios.

(Intenta hacerlos en no más de una hora)

1.Haga un resumen del texto propuesto.

2.¿Está usted de acuerdo con la siguiente afirmación  “Llegados a este punto, mantengo un escepticismo político crónico, independientemente de dónde se compran la ropa o cómo se atusan el pelo. Y también soy gente. Gente anonadada.”? Argumente su respuesta.

3.Explique qué tipo de texto es el que se ha propuesto y sus características.

4.Analiza la siguiente oración:

El llamado Pijoaparte saltó sobre la primera motocicleta que vio estacionada.

Si te dicen que caí

Sight_2016_01_18_221617_262

Sight_2016_01_18_221627_947

Sight_2016_01_18_221637_135

Sight_2016_01_18_221658_751

Sight_2016_01_18_221731_766

Cara al Sol con la camisa nueva,
que tú bordaste en rojo ayer,
me hallará la muerte si me lleva
y no te vuelvo a ver.

Formaré junto a mis compañeros
que hacen guardia sobre los luceros,
impasible el ademán,
y están presentes en nuestro afán.

Si te dicen que caí,
me fui al puesto que tengo allí.

Volverán banderas victoriosas
al paso alegre de la paz
y traerán prendidas cinco rosas
las flechas de mi haz.

Volverá a reír la primavera,
que por cielo, tierra y mar se espera.

¡Arriba, escuadras, a vencer,
que en España empieza a amanecer!

¡España una!
¡España grande!
¡España libre!
¡Arriba España!

[wikipedia]

Primeros años del franquismo.

Majorettes

Miles y miles de madrileños -millones, tal vez- han echado en falta, en la cabalgata de Reyes, a las ocas de Miguelín. Yo, también. Era bonito ver esas tradicionales -¡18 años!-y navideñas ocas, que luego serán foie. No sé si me ponían las ocas en sí mismas o la velada sugerencia del foie. Con reducción de Pedro Ximénez, por supuesto. Este detalle es más para adultos. El foie no es ilusión de los niños, que prefieren el pollo asado, aunque el pollo asado proceda de las entrañables gallinitas, pitas, pitas, pitas.

No soy muy animalista, lo confieso, aunque -quede claro, por favor- repudio la idea de maltratar a los animales. He echado en falta, en esta madrileña cabalgata de Reyes, a las “majorettes”. Tengo todo lo peor: no soy animalista y puede que sea sexista. ¡Dios mío! El año pasado, el equipo municipal madrileño del PP incluyó en la cabalgata de Reyes a una compañía de “majorettes”. Las “majorettes”, en concreto, de Móstoles. Sería muy interesante que el periodismo de investigación hurgara en las hemerotecas y nos enumerara todos los elementos tradicionalmente navideños que se han incluido en las cabalgatas de Reyes organizadas por el PP. Y los que no eran tan navideños, que un fallo lo tiene cualquiera.

Por ejemplo, las “majorettes”. ¿Podrá perdonar Cayetana Álvarez de Toledo que su hija de seis años no haya podido ver este año a las “majorettes” de Móstoles? Yo sí perdono, pero no por eso me siento mejor persona que Cayetana, que conste. Para mí ha sido duro -de verdad- no poder ver a las “majorettes” de Móstoles en la cabalgata. ¿O estuvieron, y no me enteré? En cuanto no tuve noticia clara de que en la cabalgata de Reyes de Madrid iban a desfilar las “majorettes” de Móstoles, me desinteresé por el tema. Ni encendí el televisor, vamos.

No digo que las “majorettes” sean un motivo típicamente religioso y navideño, pero, mira, con sus minifaldas, sus piernas al aire y esa gracia para manejar los bastones, pues, qué quieres que te diga, eran ilusionantes. No muy tradicionales, francamente, pero ilusionantes. Carmena me ha quitado las “majorettes” y yo…venga, va, se lo perdono. ¿Y los niños, que son lo principal? Queridos niños: ¿le perdonáis a Carmena que haya quitado la incipiente tradición de las “majorettes”, secundada por Ana Botella? Tengo un sobrinillo, un poco salido, que sé que no perdona. ¡Qué disgusto! ¡Estos niños!

Las “majorettes”. Es que no me las puedo quitar de la cabeza. Las ocas de Miguelín han desfilado, por si no lo saben, en la cabalgata de Reyes de Almería, que tiene un alcalde del PP -como Dios manda-, o sea, muy cuidadoso con las tradiciones. Bueno, las tradiciones siempre tienen una primera vez, de modo que todas son inventadas.

¿Pero, y las «majorettes»? ¿Alguien sabe dónde han desfilado las tradicionales, navideñas y religiosas “majorettes” faldicortas de Móstoles? ¿Y los músicos de jazz y de góspel -¡tan africanos!- que actuaron en la cabalgata madrileña de Reyes del año pasado? El jazz, tan navideño, qué habrá sido de él. ¿Y el robot de ‘Big Hero 6’? El año pasado lo tuvimos en Madrid, gran ilusión de los niños. Gran ilusión, también, de los patrocinadores, con la película haciendo negocio en las carteleras.

Carmena, mi reproche es: ¿por qué sacaste en la cabalgata a los soldados imperiales de Star Wars? ¿Figuran en el Evangelio? ¿Estuvieron en Belén? No es seguro. Les hace ilusión a los niños, ya. Y a mí, las “majorettes”, niño grande que soy.

Manuel Hidalgo. 08/01/2016. (Elmundo.es)

Ejercicios.

(Intenta hacerlos en no más de una hora)

1.Haga un resumen del texto propuesto.

2.¿Está usted de acuerdo con la siguiente afirmación ” Bueno, las tradiciones siempre tienen una primera vez, de modo que todas son inventadas.”? Argumente su respuesta.

3.Explique qué tipo de texto es el que se ha propuesto y sus características.

4.Analiza la siguiente oración:

Nos vamos haciendo viejos, pero nuestro amor se ha transformado en un afecto y una compenetración que ilumina y que justifica nuestras vidas.